Años atrás en una de las calles más antiguas de Ferreries, un pueblo de interior de Menorca, Ca Ses Sucreres un colmado donde los niños venían a comprar caramelos. Hoy y desde hace 10 años, Ses Sucreres un pequeño hotel de 6 habitaciones. Adjetivos? Sencillo y refinado, generoso y acogedor, inspirador y atemporal, slow, local y global, ecléctico y genuino.

 

BOOKING